FÁTIMA

La emoción del trabajo es inexplicable.
Al arrancar con el mismo sentía curiosidad por la discapacidad, poco a poco al investigar lograba entender de que se trataba sus vidas. Las cuales son únicas, mágicas.
Cuando me puse en su lugar entendí como el mundo es un poco egoísta. El mundo o nosotros? Los que creamos? . Era difícil manejarse, encontrar lo que quería, y más que nada llegar al objetivo.
Después cuando arrancamos en el proceso de diseño, trataba de incluir todo esto pero se tornaba difícil. Mi cabeza iba más rápido que mis manos. Mi ansiedad por hacer algo que les sirva, miedo a equivocarme y que lo que haga no sea interesante para ellos. Todo eso pasaba por mi cabeza.
Hasta el día de la instalación tuve esos miedos, hasta que vi esos mensajes enviados desde Fátima y mis lágrimas cayeron de emoción. Todo ese esfuerzo, ese camino recorrido llego a su fin , a un buen final. Sus rostros se veían felices y eso lleno mi corazón.
Hermoso trabajo que no quiero olvidar.
Para el equipo docente, sigan realizando este tipo de experiencia.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Ale dice:

    Gracias Inés!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s